Cada sesión es de unos 60 minutos de duración. La primera cita está centrada en conocer el problema a través de los padres, abrir la historia y dar una valoración inicial en donde se pueda explicar posibles vías de intervención en psicoterapia hacia el menor.

A partir de la segunda sesión se comenzará a trabajar con el mismo y con los padres de manera simultánea.