Es un abordaje psicoterapeútico en el tratamiento de las dificultades emocionales causadas por experiencias difíciles en la vida del paciente, desde fobias, ataques de pánico, muerte traumática y duelos o incidentes traumáticos en la infancia hasta accidentes y desastres naturales.

También se usa para aliviar la angustia y/o la fobia de hablar en público, así como para mejorar el rendimiento en los deportes.

La terapia EMDR está avalada por la Organización Mundial de la Salud y las Guías Clínicas Internacionales para el tratamiento del trauma. Se basa en la comprensión del efecto de las experiencias vitales traumáticas y en el procesamiento de dichas experiencias a través de procedimientos que incluyen movimientos oculares u otras formas de estimulación bilateral. Su aplicación en estos momentos se ha extendido a un amplio rango de problemas clínicos.